El funcionamiento del CDS ha sido estudiado científica y exitosamente en 83 patologías humanas, y de las patentes más destacadas hay 51.

Estudios científicos publicados en diversas revistas de medicina sobre la efectividad del Dióxido de Cloro para eliminar patógenos (bacterias, virus y hongos), tanto en plantas, animales y humanos, así como estudios que demuestran que no es tóxico en humanos en altas dosis suministradas durante meses diariamente (3 y 5 meses); además de su método selectivo de acción, es decir que no ataca las células “benignas” del cuerpo humano. Los estudios, abarcan variadas aplicaciones, incluyendo virus y cáncer.

También un estudio del gobierno de USA sobre la supuesta toxicidad del dióxido de cloro (toxicidad nula, mucho menor que el paracetamol
o la aspirina).

En este estudio se evaluó la eficacia y la seguridad de una solución acuosa de CLO2 que contenía 2000 ppm.

La actividad antimicrobiana fue de un 98,2% a concentraciones de entre 5 ppm y 20 ppm para hongos bacterias y virus de la gripe H1N1.

En una prueba de toxicidad por inhalación, a 20 ppm de CLO2 durante 24 horas y no mostró mortalidad ni anormalidad en los síntomas clínicos o el funcionamiento de los pulmones y otros órganos.

Una concentración de CLO2 de hasta 40 ppm en el agua potable no mostró toxicidad oral subcrónica alguna.

(Jui-Wen Ma 1,2, Bin-Syuan Huang 1 2017).

error: ¡Contenido protegido!